El pan es un alimento muy común en la mesa de nuestros hogares, solemos comerlo solo o acompañado, Este calma y sacia nuestro apetito, aunque con toda seguridad al rato volvemos a tener hambre, porque es algo perecedero. Pero conozco otro pan, el pan de vida que sacia nuestra hambre y llena completamente nuestro ser, ese pan de vida se llama Jesús.

Ese pan es nuestro sustento, energía, gozo, soporte, paz, fortaleza, puede calmar el hambre más desesperada que pueda haber en un ser y no solo física sino también espiritual. Este pan puede devolverle las fuerzas al que cree que ya no puede más, puede devolverle la paz a los desesperados, puede llenar la vida de aquellos que han perdido todo, puede saciar hasta la sed de aquellos que necesitan justicia, respuesta, oportunidades, cambio, guianza.

El Señor nos dice en su santa palabra; “Yo soy el pan de vida: el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35). Qué declaración más poderosa! Jesús el hijo de Dios, Dios hecho hombre en la tierra, nuestro salvador y redentor nos está expresando que él puede saciar cada una de nuestras necesidades, que él puede suplir aquello que nos falta, que él puede llenar cualquier vacío que podamos tener en nuestra alma y en nuestra vida, que él puede de una vez y por todas llevarse la depresión, el dolor, la impaciencia, la ansiedad, la carencia de paz, la incertidumbre por el futuro o por tu destino. Simplemente que él como el pan de vida puede colmarte, llenarte con su presencia, puede completar tu vida de una forma que todo lo que para ti tal vez pudo ser prioritario empieza a tomar un segundo lugar y te vas dando cuenta que el primer lugar en tu vida se lo merece JESUCRISTO porque nada ni nadie te puede calmar ni llenar como él.

Cuando lo invocamos y él se manifiesta a nuestro lado, él calma hasta el dolor mas grande, él seca tu llanto y pone un cántico nuevo en tu boca, él corona tu vida de favores, él sacia de bien tu boca, él te lleva a lugares espaciosos de paz, tan solo con pronunciar su nombre y pedirle que llene tu vida.

Jesús el pan de vida, está disponible hoy para darte respuesta a lo que ahora estás pasando, esperando, planeando, visualizando, por lo que ahora estás orando. Él tiene la llave indicada para abrir la puerta para ti, él tiene la solución exacta para cambiar tu presente, él tiene las herramientas correctas para reparar tu vida, tu casa, tu familia, tu relación, tu matrimonio, tu negocio, tu trabajo, tus proyectos, toda tu vida.

Invoca su nombre justo donde estás y verás como de inmediato él empieza a llenar todos los espacios en tu vida con su presencia y delicado amor. Él se lleva lo que perece y te trae su eternidad, él derrama su gloria sobre ti y te hace ver lo que no veías y te hace entender lo que no entendías y te llena de paz cuando pensabas que ya no había forma de descansar. Eso solo lo hace Jesús. Nuestro amigo, medico, consejero, padre, madre, el redentor de nuestra alma, el que pelea por nosotros, el que está a nuestra disposición 24 horas al día y 7 días a la semana para escucharnos, sanarnos, levantarnos, restaurarnos y bendecirnos.

Busca de él y te aseguro que tus manos, tu vida, tu ser, pronto serán llenadas de sus maravillosos frutos. Sáciate de él, su gracia está presente para ti ahora y siempre!

Dios te bendice!!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *