“Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:25-28).
Amados, mientras nos mantengamos esperando recompensa de todo lo que damos y hacemos por otros no entenderemos a lo que vino nuestro maestro a la tierra; JESÚS vino a servir, sanar y salvar lo que estaba enfermo y perdido y el espera que tú y yo hagamos lo mismo con un corazón DESINTERESADO y AMOROSO, sea bendito el nombre de DIOS!!
Benditos de mi padre; Las buenas acciones, las buenas obras no deben hacerse para que los demás vean y se enteren de lo que hemos hecho, a quien ayudamos, ni cuán buenas somos o como ayudamos a otros, sino porqué es lo correcto; lo que Dios espera de nosotros. Servir es un desprendimiento que sale de nuestra alma motivado por el Santo Espíritu de Dios de llevar gozo y paz a una vida.

Recordemos, Si deseamos ser grandes ante los ojos de nuestro padre debemos dejar el ego, el yo, el protagonismo y empezar a servir a los demás de corazón. Empezar a hacer la diferencia e imitar lo que nuestro maestro, Rey de Reyes hizo, él nos dejó el ejemplo; vamos a seguir sus huellas, vamos a despojarnos de toda sombra de egoísmo que pueda haber en nosotros y vamos a darnos por entero a hacer la obra de Dios, vamos a enfocarnos en estar ahí para el que nos necesite, sin ver su condición, raza, estatus social, denominación religiosa, inclinación política, nacionalidad, errores que pudo haber cometido, faltas que tenga en su vida; solo enfoquemonos en que es nuestro prójimo y necesita una mano amiga.

Hemos sido llamados a servir, a dar una mano, a ayudar, a edificar, a construir, a ser diferentes a lo que está podrido o dañado.Hemos sido llamados a dar sin esperar que nos devuelvan el favor, regalo o ayuda que podamos darle o brindarle a alguien. Hemos sido llamados a ser diferentes al mundo y mas parecidos a JESÚS!
Dios bendiga tu vida grandemente hoy!
Rosaura Santos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *